dijous, de juliol 17, 2008

Destino?

Buenas tardes, ligeramente calados visitantes de Franxapaworld. Hacia tiempo que no volvía a entrar en vuestras humides vidas, pero seguro que estabais deseando que fuera definitivo! (pillines!)
En fin, que el otro dia leí en una revista (que sale los miercoles pero yo la compro el sábado) una cita de las que te paras a pensar, para acabar reconociendo "tiene más razón que un santo, y nunca mejor dicho"; y para que lo veais, aqui os la dejo: "La religión ha llegado a convencer a la gente de que hay un hombre invisible, que vive en el cielo y mira todo lo que haces cada minuto del dia. Tiene una lista con diez cosas que no quiere que hagas y si haces alguna, te envia a un lugar lleno de fuego y humo, tortura y angustia, donde te mandará a vivir, a sufrir y a quemarte, a ahogarte, gritar y llorar, por siempre y para siempre hasta el fin del tiempo. !Pero él te ama!"

Todo esto porque? porque todos nos hemos preguntado alguna vida si lo que hacemos tiene sentido, y si somos nosotros quienes gobernamos nuestros actos o alguien lo hace por nosotros y a nuestras espaldas, sin que lo veamos. La respuesta es complicada, porque por una parte si eres dueño de tus actos no tienes que rendir cuenta de ellos más que a ti mismo, pero por contra ante cualquier error la responsabilidad es tuya. En cambio si alguien manda por ti es posible que no estés haciendo lo que te gustaria, quizá en algun momento de tu vida deseaste luchar para cambiar el mundo y ahora luchas por conseguir un trabajo de mil eurista, pero los errores no serán tuyos, sino de quien "maneja tu barca".

Desde aqui invito a todo el mundo a que se haga esta reflexión, porque seguro que saca alguna conclusión interesante. Por mi parte, con mis años sigo dandome de cabezazos para sacar una plaza como profesor (no espereis que ponga edad exacta: quien me conoce la sabe, y quien no que la mire en el perfil!), debido principalmente porque ganarse la vida con mi verdadera vocación es algo que solo lo consigue gente como Garcia Marquez, Camilleri o Tom Sharpe; conseguiria más facil una vivienda propia "okupandola" que pagandola, conduzco un aparatito de dos ruedas que no pasa de 80 (para que mas) y en cuanto a romances, la mayoria de las chicas que me han llegado a gustar terminan con otros, y las pocas que se han quedado me han dado más dolores de cabeza que alegrias. Aunque no todo es tan deprimente, tengo unos amigos y amigas que valen más de su peso en oro (principalmente porque ninguno es un pesado o pesada) y que junto con la familia dan los ánimos para seguir entrando en el mundo a cabezazos. Quizá esto sea un camino marcado, o quizá solamente que me equivoco mucho, pero en todo caso, voy a abrir los brazos y cerrar los ojos, y esperar a ver con que me obsequia la Diosa Fortuna

2 comentaris:

vanessawhitter ha dit...

Así que, parte de tu reflexión pasa por decir que, los creyentes lo son porque necesitan sentir que hay alguien que justifica sus actos..no?
"En cambio si alguien manda por ti es posible que no estés haciendo lo que te gustaria, quizá en algun momento de tu vida deseaste luchar para cambiar el mundo y ahora luchas por conseguir un trabajo de mil eurista, pero los errores no serán tuyos, sino de quien "maneja tu barca"."

No estoy de acuerdo,creo que, los que realmente creen en un ser superior lo hacen sin condiciones, no hablo de católicos, judíos ni cienciólogos, hablo de la gente que cree, sin más.Esa gente no necesita mandamientos,ni cielo,ni infierno, realmente tampoco necesita una religión, simplemente tiene la certeza de no estar aquí por pura casualidad,sino más bien por causalidad.
La gente que no cree,por el contrario, se esfuerza tanto por demostrar que no hay nada más que ésto que arremente sin argumentos contra cualquier forma de fé que se encuentre en su camino.No te conviertas en uno de esos, por favor,no te pega nada ser cínico!!!!

franxapa ha dit...

Bueno, de hecho, esto iba más para los que creen en cielo, infierno y mandamientos, porque en si me parece que como creer, todos creen en algo aunque sea "el azar". En si, creer no es lo mismo que "dejarse llevar", aunque todos los que se "dejan llevar" sí creen en alguien superior y le ponen nombre y apellido